Todo lo que puede pasar con tan solo escribir

abstract black and white blur book

Igual que una vez que empiezas a hablar sobre un tema interesante y no puedes parar, cuando empiezas a escribir sobre aquello que te apasiona, tampoco dejarás de apuntar. Porque cuando surge la chispa, esta no se apaga sino que crece y crece hasta formar un gran incendio que no dejará que tu mente se apague o que tu mano deje de escribir hasta que todo se halla plasmado en palabras.

Lo más importante de escribir esta idea incombustible, es que te permite dejar constancia. No serán palabras que se lleve el viento, sino que permanecerán firmes, manchando una hoja blanca con su tinta. Una y otra vez, podrás acudir a ellas para recordar que fue lo que te inspiró, como pensabas tal vez en otra época.

E aquí el motivo de mi gusto por la escritura. Nunca llegará a morir, porque todos necesitamos expresar algo y tarde o temprano esa necesidad de expresarnos, acabará por pasar al medio escrito. Se necesitará perfeccionar y pulir por lo que habrá que cambiar palabras o expresiones. También se necesitará memorizar…Para todo ello, en el papel o un sustituto fil que haga el mismo trabajo (un ordenador….) se guardarán registros escritos. Ellos dirán que una vez existió alguien que sentía y pensaba de una determinada manera. No se podrá negar, pues quedará constancia escrita.

Tal vez, en alguna ocasión, hayas sentido que escritos o ideas pasadas, son irrisorias o infantiles. Pero no estoy a favor de su destrucción por tan nimios argumentos. Forman parte de lo que eres, de lo que fuiste una vez. Negarlo implica rechazar esa parte inherente que nos hizo refugiarnos en las palabras para no perder la cordura ante un suceso que se nos presentó hace tiempo.

Yo me arrepiento de la destrucción de escritos antiguos por rabia o por la ignorancia. Ignorancia de no saber que podían llegar a ser escritos que buscaría como fuente de inspiración en un futuro. Falta de previsión o tal vez falta de mira, pero el caso es que aquello que escribí con tanta pasión se perdió en el mar del olvido y me tengo que contentar con los pedazos que escupe a la playa a la espera que los recuperé o, en caso contrario, llevárselos nuevamente a las profundidades de sus grandes abismos de oscuridad que penetran en los más profundo de mi mente.

Como todos, puedo equivocarme, y puede resultar que lo ocultas deseando destruirlo, sea algo que trasciende más allá de tú como individuo y atente contra otros. Será que intentas dejarlo atrás, destruirlo para que otros no caigan en la misma trampa que tú. En ese caso te diré que no te detengas, y pediré que, si tan arrepentido estás, escribas sobre ello, para reemplazar lo que destruyas. Para que efectivamente nadie caiga nuevamente en esa trampa que te hizo caer a ti.

Aporta algo para que esa destrucción no caiga en el olvido. Acepta tu culpa y también tu error y el perdón que deseas. Es la única manera de aprender algo y puede que de errores ajenos otros aprendan a no cometerlos ellos.

Por eso pido a la gente que escriba. Que las palabras fluyan de la mente y en conjunto con otras muchas palabras, escritos, se pueda hallar la paz y la verdad para vivir en armonía con el mundo que nos rodea.