Noche de sueños

Photo by Artem Beliaikin @belart84 on Pexels.com

Se oculta el sol tras el horizonte. Se despide el día mostrando su traje de gala, hermoso crepúsculo de rayos de sol moribundo.

Llega la noche, sale la Luna y la oscuridad cubre el mundo con su manto de estrellas. Miro desde mi ventana, tranquila, como la naturaleza opera este cambio mágico. Todo se para en la oscuridad y el mundo rebosa de una tranquila calma.

Tiempo para pensar y meditar. Para estar con la familia y conversar de lo que ha sucedido durante el día.

Las velas iluminan la estancia con un fulgor vacilante y cuando la cera se consuma, será tiempo de replegar, de despedidas y dos besos. Las suaves sábanas esperan para darnos cobijo en la noche y guardar el calor de nuestros cuerpos. Se cierran los ojos para dormir. El cuerpo se relaja y la respiración se torna constante.

Todo a nuestro alrededor se detiene. No existe otra realidad que aquella que nos muestra nuestra mente. Mundo igualmente real y únicamente nuestro. Mundo de sueños, entre nubes algodonosas que nos mojan con su rocío. No hay ningún lugar y a la vez están todos. Pues en un instante, puedes viajar al lugar que deseas.

No hay tiempo, todo es infinito. Podemos volver atrás y cambiar acontecimientos al mismo tiempo que ya estamos en ese nuevo futuro. Todo es posible y permanecerá para siempre guardado en nuestros recuerdos, siendo sólo nuestros.

Por eso me gusta la noche. Y aún en el caso que no sobreviniera el sueño, puedes meditar en esa oscuridad. Puedes crear mundos, historias… Tal vez las recordemos, o tal vez no, pero ahí reside el encanto de la noche. Con misterios siempre por descubrir, cosas que se olvidan y otras que pasan a ser eternas.