Corazón encogido

El cielo se oscurecía y el barco no volvía.

El cielo empezaba a tronar y su corazón se encogía.

La tormenta comenzó.

Ella, desde su faro, la luz encendió y esperó,

Toda la noche por su amado,

La tormenta amainó.

Pero el joven jamás regresó.

El mar se lo tragó.



Reto de marzo “Emociones en 50 palabras” del blog de Sadire Lleire.

Un comentario

Los comentarios están cerrados.