Estación de tren

La estación no es más que una sombra un lugar de siniestro paso a unos pasajeros que van y vienen sin pararse a mirar a los otros, caminando sin ver.

La luz del atardecer entra por sus ventanales despertando, con su brillo, a los pasajeros afortunados que son tocados por ella.